Confusión Evangélica

transparent-question-mark-unclear-image-resembling-question-mark-with-arrows65ee7c72880a23.5742249917101282425572

Algunos dichos comunes entre los creyentes son:
“Sólo hay un evangelio, y todos se salvan exactamente de la misma manera”.
“Los 12 discípulos de Jesús y Pablo predicaban lo mismo”.
“Pablo llega después y simplemente retoma donde Pedro lo dejó llevando el mismo evangelio a los gentiles”.
Estos dichos pueden sonar espirituales, pero ¿son verdaderos? Revisemos algunas escrituras para responder esa pregunta.

  1. A quién ministraron Jesús y sus 12 discípulos?
  2. ¿Qué evangelio predicaban?
  3. ¿A quién ministró Pablo?
  4. ¿Qué evangelio predicaba?

Primero, determinemos a quién ministraron Jesús y sus discípulos durante el ministerio terrenal de Jesús.

1. ¿A quién ministraron Jesús y sus discípulos?
“A estos doce envió Jesús, y les mandó, diciendo: No vayáis por camino de gentiles, ni entréis en ciudad de samaritanos: Id más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Y mientras vais, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado”. – Mateo 10:5-7

Aquí Jesús les ordena a Sus discípulos que NO vayan a los gentiles ni a los samaritanos. Deben ir SOLAMENTE a Israel, a los judíos predicando el evangelio del reino.
De acuerdo con ese mandato Jesús dijo lo siguiente en Mateo capítulo 15:
“Y partiendo Jesús de allí, se fue a las costas de Tiro y de Sidón. Y he aquí, una mujer de Canaán salió de las mismas costas, y clamó a él, diciendo: Ten piedad de mí, Señor, Hijo de David; mi hija está gravemente atormentada por un demonio.” – Mateo 15:21-22

Una mujer gentil acude a Jesús en busca de curación para su hija.
“Pero él no le respondió ni una palabra. Y acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, porque clama tras nosotros.” – Mateo 15:23

Jesús no respondió a su súplica y los discípulos le pidieron que la despidiera, pues ella los molestaba.
“Pero respondiendo él, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.” – Mateo 15:24

Jesús finalmente le contestó diciendo que Él había sido enviado sólo a Israel, no a los gentiles.
“Entonces ella se acercó y le adoró, diciendo: Señor, ayúdame”. – Mateo 15:25

Ella se acerca a Jesús, lo adora y de nuevo suplica Su ayuda.
“Pero él, respondiendo, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos”. – Mateo 15:26

Jesús le contestó diciendo que no conviene echar el pan de los hijos (el pan de Israel) a los perros. Jesús compara a los gentiles con los perros.
“Y ella dijo: Verdad, Señor; pero los perros comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.” – Mateo 15:27

La mujer tuvo una respuesta tremenda.
“Respondió Jesús y le dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija quedó sana desde aquella misma hora”. – Mateo 15:28
Está claro en estos versículos que el ministerio de Jesús fue para Israel, los judíos.
Pablo lo valida en el siguiente versículo:
“Digo, pues, que Jesucristo fue ministro de la circuncisión para la verdad de Dios, a fin de confirmar las promesas hechas a los padres:” – Romanos 15:8
Por lo tanto, Jesús y sus 12 discípulos ministraron a Israel.

2. ¿Qué evangelio predicaron Jesús y Sus discípulos?
“Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.” – Mateo 4:23

“Y recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.” – Mateo 9:35

“A estos doce envió Jesús, y les mandó, diciendo: No vayáis por camino de gentiles, ni entréis en ciudad de samaritanos: Id más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Y mientras vais, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios: de gracia recibisteis, dad de gracia.” – Mateo 10:5-8

Jesús y sus discípulos predicaron el evangelio del reino a Israel, los judíos.

3. ¿A quién ministró Pablo?
Jesús envió a Pablo a ministrar a los gentiles.
Pablo escribió:
“Porque a vosotros los gentiles hablo, en cuanto que soy apóstol de los gentiles, magnifico mi oficio:” – Romanos 11:13
“Para lo cual he sido constituido predicador, apóstol y maestro de los gentiles”. – 2 Timoteo 1:11
Pablo es la única persona en la Biblia que tuvo un ministerio a los gentiles.

4, ¿Qué evangelio predicó Pablo?
¿Predicaba Pablo también el “evangelio del reino” o un evangelio diferente?
Comencemos nuestra respuesta con una pregunta. ¿Conocía Pablo el “evangelio del reino” que predicaban Pedro y los 12 discípulos?
“Y Saulo, respirando aún amenazas y matanzas contra los discípulos del Señor, fue al sumo sacerdote, y le pidió cartas para Damasco, para las sinagogas, a fin de que si hallaba a alguno por este camino, fuese hombre o mujer, lo trajese atado a Jerusalén.” – Hechos 9:1-2

Claramente Pablo sabía precisamente lo que los discípulos predicaban mientras los perseguía por predicar a Jesús, el Cristo (Mesías), el Hijo de Dios y Su resurrección. Conocía las enseñanzas y creencias de los seguidores de Jesús mucho antes de su viaje a Damasco. Pablo estaba muy familiarizado con el evangelio del reino.

Pero Pablo afirma claramente que ¡recibió su evangelio por revelación divina de Jesús!
“Pero os aseguro, hermanos, que el evangelio que yo he predicado no es según hombre. Porque ni lo recibí de hombre, ni me fue enseñado, sino por revelación de Jesucristo.” – Gálatas 1:11-12
¡Pablo dice claramente que su evangelio vino de Jesús por revelación divina! Pablo no recibió su evangelio de Pedro, Santiago o Juan, ni de ningún otro discípulo.
“Cómo por revelación me dio a conocer el misterio; (como antes escribí en pocas palabras,” – Efesios 3:3
De nuevo, ¡Pablo recibió su evangelio por revelación divina de Jesucristo! No lo recibió de los discípulos de Jesús.
Si Pablo predicara el mismo evangelio que los discípulos de Jesús, no habría habido necesidad de una revelación divina dada a Pablo por Jesús.
Por lo tanto, el evangelio que Jesús le dio a Pablo debe ser diferente en algún aspecto del que predicaban los discípulos de Jesús.

Este hecho se ve claramente en los siguientes pasajes del capítulo dos de Gálatas donde Pablo relata su visita a Jerusalén para reunirse con los discípulos de Jesús.
“Catorce años después subí de nuevo a Jerusalén con Bernabé, llevando también conmigo a Tito. Y subí por revelación y les comuniqué el evangelio que predico entre los gentiles, pero en privado a los que eran de renombre, no fuera que por alguna razón corriera, o hubiera corrido, en vano.” – Gálatas 2:1-2

Catorce años después de su conversión, Pablo fue a Jerusalén por revelación de Jesucristo. El propósito del viaje era informar a Pedro, Santiago y Juan acerca del evangelio que él, Pablo, predicaba entre los gentiles. Si todos ellos hubieran estado predicando el mismo evangelio, el viaje de Pablo hubiera sido completamente innecesario. Claramente el evangelio de Pablo era diferente. Pablo quería informar a los discípulos de Jesús sobre el evangelio de la gracia que Jesús le había revelado a él y su ministerio entre los gentiles.
Así que, si los 12 discípulos de Jesús y Pablo predicaban todos el mismo evangelio, no había necesidad de ninguna revelación especial de Jesucristo a Pablo ni del viaje de Pablo a Jerusalén ni de la reunión del concilio de Hechos 15:1-35.
“Pero de estos que parecían ser algo, (cualesquiera que fuesen, no me importa: Dios no acepta la persona de nadie:) porque los que parecían ser algo en la conferencia no me añadieron nada:” – Gálatas 2:6
Después de reunirse con los discípulos de Jesús en Jerusalén, Pablo declara que ellos no le añadieron nada en cuanto a su evangelio, el evangelio de la gracia.
“Pero al contrario, cuando vieron que se me había encomendado el evangelio de la incircuncisión, como a Pedro el evangelio de la circuncisión;” – Gálatas 2:7
Pablo añadió información a los discípulos sobre el evangelio de la incircuncisión (gentiles) que Jesús le encomendó.
Al contrario, Pablo añadió a los discípulos el evangelio de la gracia que recibió de Jesús. Los discipulos aprendieron rapidamente que el evangelio de la gracia fue encomendado a Pablo para la incircuncision, los gentiles. Y el evangelio del reino fue encomendado a Pedro por Jesús durante Su ministerio terrenal.

Note que la KJV usa la frase “evangelio de la incircuncisión” y “evangelio de la circuncisión”.
El uso de la preposición “de” cuantifica un evangelio como perteneciente al sustantivo en la frase. En este caso, un evangelio perteneciente a la incircuncisión, los gentiles, y un evangelio perteneciente a la circuncisión, los judíos.
Una de las razones principales de la “confusión del evangelio” es el uso de las traducciones modernas como la NASB.
Comparemos Gálatas 2:7 en la NASB con la Biblia King James.
NASB95:
“Pero al contrario, viendo que a mí se me había confiado el evangelio para los incircuncisos, como a Pedro para los circuncisos” – Gálatas 2:7 NASB95

La NASB cambió la palabra “de” por la palabra “para”. Las frases “evangelio para los incircuncisión” y “evangelio para los circuncisión” adquieren un significado diferente. En lugar de los diferentes evangelios como con el uso de “de” en la KJV, la NASB implica un evangelio predicado a dos audiencias distintas, gentiles y judíos.
Pero observe en las notas a pie de página que la NASB afirma que la traducción literal del texto griego es “de la incircuncisión”, no “a la incircuncisión”. ¡La traducción literal coincide con la KJV!

Jesucristo dio ambos evangelios; uno a Sus discípulos para los judíos, y un evangelio diferente a Pablo para los gentiles. Los cristianos superficiales que no estudian la Biblia asumen que esos evangelios eran los mismos y sólo las dos audiencias, judíos y gentiles, eran diferentes. Tal no es el caso.
Sin embargo, el texto literal claramente denota dos evangelios.

1 el evangelio de la incircuncisión – el evangelio de la gracia dado a Pablo para los gentiles.

2 el evangelio de la circuncisión – el evangelio de creer y ser bautizado dado a los discípulos de Jesús para los judíos (Mateo 28:16-20 y Marcos 16:14-18).

¿Cuál es exactamente la diferencia entre estos dos evangelios?

1 El evangelio de la incircuncisión – el evangelio de la gracia dado por Jesús a Pablo
“Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; Y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras:” – 1 Corintios 15:3-4
El Evangelio de la Gracia – Cree que Jesús murió en la cruz por tus pecados, fue sepultado y resucitó de la tumba. Pon tu fe y confianza en Él para salvación. Este es el evangelio que Pablo predicó en sus viajes misioneros.

2 el evangelio de la circuncisión – el evangelio que Pedro predicó en Pentecostés en Hechos capítulo dos.
“Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a aquel Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. Al oír esto, se compungieron de corazón y dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Entonces Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.” – Hechos 2:36-38
Claramente Pedro está predicando a la casa de Israel, los judíos. Proclama que Dios (el Padre) hizo a Jesús Señor (amo, poseedor, dueño, soberano, príncipe, jefe) y Cristo, el Mesías de Israel. A continuación, Pedro añade el arrepentimiento y el bautismo como requisitos para recibir el Espíritu Santo. El arrepentimiento y el bautismo tienen que ver con la remisión de los pecados en el evangelio de Pedro, pero no son necesarios en el evangelio de la gracia de Pablo.

El evangelio de Pedro no trata de la muerte y resurrección de Jesucristo. Pedro acusa a los judíos allí en Pentecostés de crucificar a su Mesías. Pedro proclama a Jesús como Señor y Mesías de Israel. El evangelio de Pedro también exige el bautismo en agua. No hay tal requisito en el evangelio de Pablo. Estos son contrastes muy distintos.
Aunque ambos evangelios se centran en Jesucristo, el evangelio para los gentiles presenta a Jesús como nuestro Salvador que nos libra de la pena del pecado. Mientras que el evangelio para los judíos presenta a Jesús como el Señor y Mesías de Israel que restaurará el Reino a Israel.
Una vez que entiendas esto, tiene mucho sentido, ya que a los judíos se les prometió un Mesías y un Reino. A los gentiles no se les hizo tal promesa.
Ahora esos pasajes en Gálatas tienen perfecto sentido.
“Pero al contrario, cuando vieron que el evangelio de la incircuncisión (evangelio de la gracia) me había sido encomendado a mí (Pablo), como el evangelio de la circuncisión (creer y ser bautizado) le había sido encomendado a Pedro; (Porque el que obró eficazmente en Pedro para el apostolado de la circuncisión, lo mismo obró poderosamente en mí (Pablo) para con los gentiles:)” – Gálatas 2:7-8

¡Dos evangelios, dos apostolados!
Pablo – evangelio de la incircuncisión – el evangelio de la gracia – apóstol de los gentiles.
Pedro – evangelio de la circuncisión – creer y bautizarse – apóstol de Israel.

¡Dos públicos distintos!
“Y conociendo Santiago, Cefas y Juan, que parecían columnas, la gracia que me había sido dada, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra de la comunión, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión.” – Gálatas 2:9
Pablo, Bernabé y Silas – vayan a los paganos – gentiles.
Pedro, Santiago y Juan – van a la circuncisión – Israel.
Mantenga estos dos evangelios separados y su entendimiento del Nuevo Testamento será grandemente mejorado.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Picture of Dr. Paul Felter

Dr. Paul Felter

Author and Bible teacher for over 40 years. Living the good life in Houston, Texas. Rightly Dividing the word of God as commanded by our apostle Paul in 2nd Timothy 2:15 - "Study to shew thyself approved unto God, a workman that needeth not to be ashamed, rightly dividing the word of truth." If you are not rightly dividing the 'word then you are robbing yourself of God's blessings and favor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *